14 C
Santiago
martes, julio 7, 2020
Inicio Medio Ambiente Biodiversidad Los humanos ejercen mayor impacto en los ríos que la crisis climática

Los humanos ejercen mayor impacto en los ríos que la crisis climática

Los humanos están ejerciendo una influencia mucho mayor en los ríos que el propio cambio climático. Los expertos advierten que el efecto combinado de ambos fenómenos puede acabar en la aparición de puntos de inflexión en las próximas décadas.

¿Qué tienen en común los primeros asentamientos mesopotámicos y las grandes metrópolis europeas de la actualidad? Pues que ambas necesitan el agua que transportan los ríos ya no solo para desarrollarse, sino también para mantener las vidas de las miles de personas que albergan.

La diferencia es que los ríos que sustentan a las ciudades modernas están sufriendo una serie de impactos económicos, sociales y políticos que sus semejantes pasados no presentaban y que están desembocando en el origen un gran problema de estrés hídrico que amenazan las ciudades circundantes.

Así lo ha detallado un reciente estudio publicado en la revista One Earth en el que sus autores Jim Best, profesor de Geología y Geografía de la Universidad de Illinois, y Stephen Darby, profesor de la Universidad de Southampton, han adoptado un nuevo enfoque de gran alcance para examinar la salud y la resistencia de los grandes sistemas fluviales del mundo, sus deltas y su vulnerabilidad a los fenómenos extremos.

Según han detallado, los ríos responden a los cambios en el medio ambiente a través de procesos de autoajuste de erosión y sedimentación. Cuando no están estresados por eventos extremos como inundaciones o sequías, estas respuestas generalmente permiten que los ríos absorban los cambios.

Sin embargo, los cambios que los humanos están realizando en ellos está provocando que muchos de los ríos se vean incapaces de asimilar la enorme cantidad de impactos a los que están sometidos y, por tanto, reduciendo sus posibilidades de adaptación a un nuevo entorno dominado por el cambio climático.

“La crisis climática es de gran importancia en términos de cambio de frecuencia e intensidad de inundaciones o sequías. El problema es que hay una serie de otros factores estresantes que afectan a los grandes ríos, como la represa, la extracción de sedimentos, la contaminación, el desvío de agua, la extracción de agua subterránea y la introducción de especies no nativas. Todos ellos afectan a los ríos a una escala de tiempo que tiene consecuencias mucho más inmediatas”, ha explicado Jim Best.

Para demostrar todas sus hipótesis, el equipo de investigadores se centró en estudios pasados que hacían referencia a las inundaciones del delta del río Mekong, en el sudeste asiático, que da sustento a unos 18 millones de personas y una vasta área agrícola de arroz.

Los análisis sugirieron que hundimiento del delta debido a la extracción de agua subterránea debajo del delta es ahora un problema de mayor envergadura debido a que la región recibe mucho menos sedimentos porque las presas situadas en el cauce y la extracción de arena limitan su llegada al delta.

“La escala del hundimiento y el riesgo de inundación por esta acción antropogénica es actualmente mucho mayor que es que puede provocar el aumento del nivel del mar provocado por el cambio climático. Sin embargo, ambos problemas se están combinando y es posible que se alcance un punto de inflexión durante los próximos 10 o 20 años”, ha aclarado Jim Best.

Inundación en una ciudad situada en el río Mekong | Universidad de Illinois
Inundación en una ciudad situada en el río Mekong | Universidad de Illinois

Además de los impactos directos en los ríos, la política también juega un papel importante en la salud y la capacidad de recuperación de los principales sistemas fluviales del mundo, han advertido los autores.

Por ejemplo, según han informado, la actual pandemia de COVID-19 está influyendo en la aplicación regulatoria del control de la contaminación en Estados Unidos, permitiendo a los contaminadores evitar sanciones si argumentan que las violaciones son el resultado de la pandemia.

“También hemos visto evidencia del efecto de este tipo de choques políticos y sociales en los sistemas fluviales en el pasado. El estrés de la Guerra del Golfo provocó un aumento de la contaminación del río en la cuenca del río Tigris-Éufrates, una situación que también se vio agravada por la represa aguas arriba en Turquía”, han señalado los autores.

Por ello, los investigadores han clamado por la necesidad de un cambio urgente en la gobernanza a nivel local y a nivel internacional para hacer frente a estos problemas de manera efectiva.

“Hay algunas cosas que nosotros, como científicos, podemos hacer en el control de este tema, pero exigirá colaboración y confianza entre las naciones para que haga una diferencia. No podemos apartar la vista de la pelota. Tan solo debemos dedicar más atención a estos factores estresantes más frecuentes y de menor escala de tiempo. Está lejos de ser solo sobre el cambio climático”, ha concluido Jim Best.

Fuente: El Ágora Diario

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Noticias Recientes

Chile: Cómo abordar la crisis del agua en una reactivación sostenible

Existen soluciones factibles de ser ejecutadas en el corto plazo, con costos bajos o medios, y que conllevarían importantes beneficios económicos, sociales...

Ecopackaging, un eslabón clave de la economía circular

El ecopackaging, o empaquetado sostenible, es una práctica que consiste en elaborar envases para productos atendiendo a criterios de funcionalidad, optimizando los recursos y tratando...

Sidney funciona con energía 100% renovable

El año pasado, la ciudad de Sidney estableció el objetivo de alimentarse por completo con energía 100% renovable, una meta que consiguió el pasado 1 de...

Proteger a las ballenas del ruido humano

Las ballenas pueden escuchar los motores de los barcos desde muy lejos. Se necesitan nuevas pautas para protegerlas del ruido humano, cuyo límite, según un nuevo...

Últimos Comentarios