14 C
Santiago
domingo, octubre 25, 2020
Inicio Agua En el Planeta La falta de agua genera el conflicto social en la frontera norte...

La falta de agua genera el conflicto social en la frontera norte de México

El conflicto por el agua en la frontera entre México y EEUU ha ocasionado choques violentos entre los agricultores y la Guardia Nacional mexicana. Los campesinos piden más recursos hídricos para regar sus cultivos, pero estos se derivan al país del norte para cumplir un acuerdo internacional entre los estados. México cede a EEUU agua del río Bravo y este trasvasa a cambio una cantidad mayor del río Colorado.

Desde hace tiempo, productores agrícolas del estado de Chihuahua protestan por la falta de agua para sus riegos, pero la semana pasada llegaron a un acuerdo que la Comisión Nacional de Agua (Conagua) incumplió al aumentar la extracción de la presa La Boquilla para cumplir con el Tratado Internacional de Aguas entre México y Estados Unidos.

Como resultado, los campesinos tomaron la presa por la fuerza y obligaron a los elementos de la Guardia Nacional que resguardaban la zona a desalojar el recinto, no sin antes tener un enfrentamiento en el que los uniformados trataron de disipar al colectivo con gas lacrimógeno.

En la mesa de diálogo que tuvo lugar anteriormente, la Conagua aceptó cesar la extracción agua, luego de que se obtuviera una cierta cantidad. Sin embargo, días después aumentó la cantidad de líquido extraído de la presa.

Los protestantes aseguran, de acuerdo con el periódico El Universal que 52 de los 67 municipios del estado padecen sequía gracias a dicho tratado. Por ello tomaron la presa y se mantienen alerta ante la posible llegada de la Guardia Nacional.

El gobernador de Chihuahua, Javier Corral, se había comprometido con los campesinos a acompañarlos a una reunión con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para tocar el tema. Sin embargo, el mandatario estatal denunció ante la Alianza Federalista que el ejecutivo federal se habría negado a recibirlo o tomarle la llamada.

Agricultores protestan en el puente Internacional Córdoba de las Américas, en Ciudad Juárez, estado de Chihuahua (México) para reclamar más agua y que esta no se derive a EEUU. | FOTO: EFE / Luis Torres

El conflicto por la demanda de agua en Chihuahua ya dejó la muerte de dos personas desde que a mediados de julio pasado escalara una ola de protestas, pues agricultores y campesinos se opusieron a la extracción de agua de la la presa Francisco I. Madero para abastecer al embalse Luis L. León, con la finalidad de que el gobierno mexicano cumpliera con un tratado que le fuerza a a devolver parte de este recurso a Estados Unidos.

Los manifestantes han acusado que esa extracción pone en riesgo el agua para sus cultivos y la viabilidad de sus cosechas. Por su parte, la administración federal mexicana requiere cumplir con un plazo para retornar el líquido al país del norte, según una regulación de 1994 sobre la escorrentía de los ríos fronterizos que se convierten en aguas internacionales.

“Según el Tratado de Aguas de 1994, México asigna a Estados Unidos la tercera parte del agua que llegue a la corriente principal del Río Bravo y el vecino del norte entrega a cambio un volumen mayor del río Colorado”

Andrés Manuel López Obrador, presidente de la república, ha referido que en las protestas existe un interés político comandado por líderes locales opositores a su gobierno. Ante ello se ha dispuesto de fuerzas federales como la Guardia Nacional para que el acuerdo con Estados Unidos sea cumplido sin sabotajes.

Es necesario conocer todos los antecedentes para entender el conflicto en el que está enmarcada la muerte de los productores agrícolas Jessica Silva y su esposo Jaime Torres. Además, de la disposición de 17 elementos de la Guardia Nacional a la fiscalía chihuahuense para esclarecer su posible implicación en este caso en el que López Obrador prometió, se castigará a los responsables.

El Tratado de 1994

Según el Tratado de Aguas de 1994, México asigna a Estados Unidos la tercera parte del agua que llegue a la corriente principal del Río Bravo proveniente de los Ríos Conchos, San Diego, San Rodrigo, Escondido, Salado y del Arroyo de las Vacas, cantidad que no debe ser menor de 432 millones de metros cúbicos en promedio anual, contabilizados en ciclos de cinco años.

Además, el país debe entregar ese volumen antes del 24 de octubre y, para ello, debe liberar agua de las presas La Amistad en Coahuila y Falcón en Tamaulipas. En contraparte, Estados Unidos debe entregarle 1.850 hm³ anuales de agua a México del río Colorado de la Presa Imperial en California. Es decir, México recibe más de cuatro veces la cantidad de agua que aporta a la nación norteamericana, por lo cual se estima que el balance resulta beneficioso para el país azteca.

Mapa de la cuenca hidrográfica del río Bravo, como se le llama en México, o río Grande, como lo llaman en EEUU. | CRÉDITO: Kmusser

Sin embargo, México está atrasado en los pagos de años anteriores y debe cancelarlos rápidamente. Washington envió una nota diplomática a la cancillería en julio por este motivo, según informó el director para América del Norte, Roberto Velasco. El plazo está fijado para 24 de octubre, para ello el país debe liberar agua de sus diques; aunado a que el gobierno federal quiere cumplir y evitar que Estados Unidos amague con renegociar el tratado.

“No es posible postergar el cumplimiento debido a que el ciclo anterior, que concluyó en 2015, cerró con un retraso, lo cual no puede ocurrir en dos ocasiones consecutivas”, refirió la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Mapa de la cuenca del río Colorado que, junto al río Bravo, es la principal vía de agua compartida entre México y EEUU. | CRÉDITO: Shannon

Uso excesivo de agua

Con la ampliación de las cosechas, México ha utilizado el 71% de las aguas del Río Conchos, que fluye hacia el norte, aunque el tratado le permite usar el 62% del agua y dejar que el resto fluya al Río Bravo, en la frontera, pero los agricultores del estado norteño de Chihuahua quieren el agua para sus propios cultivos.

La Conagua ha reportado que ya entregó al 100%, el volumen autorizado a las presas Francisco I. Madero (Las Vírgenes) y Luis L. León (El Granero); algo que ha referido, concluyó el 24 de agosto. Con ello está garantizada el agua para riego en ese Estado. Sin embargo, reconoció que queda pendiente por entregar 105 millones de los 962 millones de metros cúbicos que el Comité Nacional de Grandes Presas (CNGP) dispuso se canalizara de la presa La Boquilla al Distrito de Riego 005.

“México recibe más de cuatro veces la cantidad de agua que aporta a la nación norteamericana, por lo cual se estima que el balance resulta beneficioso para el país azteca”

Para el 4 de febrero del año en curso, el gobierno de López Obrador envió agentes de la Guardia Nacional para que fuera evitada la toma de la presa La Boquilla, ubicada en el cauce del Río Conchos en el municipio de San Francisco de Conchos, Chihuahua; pero unos 500 agricultores de los municipios de San Francisco de Conchos y Camargo los hicieron retroceder a una centena de metros, con la intención de impedir que la Conagua trasvasara el líquido a Estados Unidos.

En ese entonces, Javier Corral, gobernador de Chihuahua, señaló que no había suficiente agua para los agricultores y los pagos, y que exigiría una explicación a la Guardia Nacional por su confrontación con los campesinos, a quienes dijo que defendería. López Obrador ya acusaba politiquería por parte de los manifestantes, debido a que la protesta la encabezaron los alcaldes de los municipios de San Francisco de Conchos, Jaime Ramírez, y Camargo, Arturo Zubía, además de diputados panistas locales.

El río Bravo o Río Grande. | FOTO: Richard Nantais

Campesinos y agricultores de Chihuahua acudieron el pasado 19 de julio la presa Las Vírgenes para evitar que siguiera la extracción del agua y no se reabasteciera la presa El Granero, pero fueron repelidos por la Guardia Nacional, quienes dispararon balas de goma y gases lacrimógenos a los manifestantes. En redes sociales circularon vídeos sobre estos enfrentamientos y la Conagua aseguró que no estaba en peligro el recurso para actividades agrícolas.

Ese mismo día, la Conagua refrendó que se debía cumplir con el tratado de 1994 y explicó que el Comité Nacional de Grandes Presas (CNGP) consideró que debían efectuarse maniobras de extracción o desfogues de control en la presa Francisco I. Madero (Las Vírgenes) “para alcanzar los niveles de seguridad requeridos y contar con un margen adecuado para el manejo de los posibles escurrimientos”.

Conflicto en septiembre

La última batalla de esta guerra comenzó el pasado domingo 6 de septiembre, cuando la Conagua abrió la válvula de salida de agua de la presa La Boquilla, cerca de Delicias, Chihuahua. Ese día, agricultores del distrito de riego 0005 acudieron al sitio para interrumpir tal acción. No lograron su objetivo, pues fueron repelidos y protestaron frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua. Ahí, obtuvieron el respaldo del gobernador Javier Corral.

Para el martes 8 de septiembre, los pobladores se organizaron para avanzar en caravana hasta la presa La Boquilla. Su objetivo era conseguir que los elementos de la guardia les dieran paso para entrar a cerrar las llaves de desfogue. La caravana arribó al mediodía. En las puertas de la presa, los representantes del colectivo pidieron acceso a la Guardia Nacional, y luego intentaron derribarla. A las cinco de la tarde comenzó el enfrentamiento físico, con detonaciones de gas pimienta, pero sin disparos aún.

Los manifestantes usaron palos para defenderse. Cerraron la válvula e hicieron un llamado a las comunidades locales para delegar guardias y controlar el acceso al sitio. Después del enfrentamiento, la Guardia Nacional se retiró de la zona, eran las 6 de la tarde. Unas cuatro horas después, dos personas fueron asesinadas, presuntamente por represalia.

Agricultores de la ciudad de Delicias protestan por la falta de agua en Ciudad Juárez, estado de Chihuahua (México). | FOTO: EFE / Luis Torres

Mario Mata Carrasco, diputado federal panista, afirmó haber recibido informes de testigos en la zona, quienes dijeron que los productores Jaime Torres y Yesica Silva fueron seguidos por elementos de la Guardia Nacional luego de haber participado en las protestas. El legislador aseguró que la pareja no estaba armada y que los elementos federales los ejecutaron arbitrariamente.

El informe de la Guardia Nacional dice que detuvo a tres personas que portaban granadas de gas lacrimógeno y un cargador para arma de fuego, posteriormente, los trasladaba a la ciudad de Delicias, cuando fueron interceptados en la Derivadora Andrew Weiss, donde civiles armados, en varios vehículos, abrieron fuego; ante lo cual fue repelida la agresión.

En el reconocimiento se localizó a una persona fallecida en un vehículo y otra herida que, pese a su envío al hospital, murió más tarde. Después se reportó que eran los productores agrícolas Jessica Silva y su esposo Jaime Torres. Ambos sumaron cinco disparos en la espalda.

Según reportes oficiales, en la presa hubo agresiones entre ambas partes; y “grupos de agitación” repartieron cientos de palos, bebidas alcohólicas, así como el uso de bombas molotov.

Los alcaldes de Delicias y de Meoqui, Ismael Pérez y Eliseo Compeán, ambos de filiación panista, acusaron a la Guardia Nacional de ejecuciones arbitrarias. Mientras que el Gobernador del Estado, Javier Corral exigió a la Fiscalía General de la República que fueran investigados los hechos que ocurrieron cuando la pareja de productores fallecida dejó la manifestación y se dirigió a su casa.

“La Fiscalía General del Estado de Chihuahua investigará a  a 17 agentes de la Guardia Nacional para esclarecer la muerte de una pareja de productores agrícolas tras las protestas”

El presidente de la república lamentó los hechos y siguió con su discurso de los intereses político-electorales. López Obrador aseguró que el comandante de la Guardia Nacional en Chihuahua actuó bien y llegó a un acuerdo para desarmar a manifestantes.

“Desde luego que se van a deslindar responsabilidades; se va a hacer la investigación. Lo que ya sabemos, y no es nuevo, es que estaban utilizando este asunto del agua con propósitos políticos-electorales y también porque existen intereses creados en el control y manejo del agua”, indicó el mandatario mexicano.

Didier Peralta, coronel de Infantería Diplomado de Estado Mayor, afirmó que 17 agentes de la Guardia Nacional fueron puestos a disposición ante la Fiscalía General del Estado de Chihuahua para que sean investigados por la muerte de la pareja de productores agrícolas. Un caso que, afirmó, será juzgado por un tribunal civil. Además, dijo que se entregaron vehículos y armamentos involucrados.

Riego excesivo

La verdad es que las autoridades mexicanas han propiciado o consentido un exceso de uso del agua para riego, lo que siendo abuso se ha convertido en derechos adquiridos y hoy son exigidos sin mucha razón, pero sí con palos y piedras. Tampoco se ha sabido negociar y socializar el problema y sus posibles consecuencias internacionales, que pueden traer amargos efectos para los propios agricultores, ante la posibilidad de reacción del inestable presidente de la unión americana, hoy en plena campaña política y con los mexicanos como su más fácil y preferido objeto de ataques.

Vista general de la presa La Boquilla en ciudad Camargo del estado de Chihuahua (México) | FOTO: EFE/ Luis Torres

Los daños causados rebasan instalaciones hidráulicas. La Comisión Federal de Electricidad (CFE), informó una cuantificación de daños preliminar sobre el caso de La Boquilla, presa donde se ubican también instalaciones hidroeléctricas que fueron tomadas por agricultores durante las protestas. Los daños ascienden a 100 millones de pesos (cuatro millones de euros), incluyen afectaciones a tableros, pantallas y dispositivos de control para la automatización de cuatro unidades generadoras de electricidad. Además de cuatro reguladores automáticos, de tensión eléctrica y tableros de arranque.El Gobierno de México presentó denuncias por afectación a instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) causados con la protesta en la presa de La Boquilla, Chihuahua.

“Las autoridades mexicanas han propiciado o consentido un exceso de uso del agua para riego, lo que siendo abuso se ha convertido en derechos adquiridos y hoy son exigidos sin mucha razón pero sí con violencia”

Informó el presidente Andrés Manuel López Obrador en conferencia de prensa: “Se causaron daños a plantas de generación de energía de la Comisión Federal de Electricidad y se están presentando denuncias para que la autoridad investigue sobre los responsables. Tenemos que denunciarlo porque se trata de bienes públicos, son bienes de todos los mexicanos que debemos proteger”. La recuperación de los equipos tardará tres meses aproximadamente, según informan los responsables de la gestión.

Complicaciones políticas

El conflicto sobre el agua en la frontera norte es señalado por el presidente López Obrador como algo político relacionado con las elecciones y el caciquismo de la región de Delicias, en Chihuahua.

El asunto ha tomado además otros cauces, ya que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) informó que bloqueó las cuentas bancarias del ex gobernador José Reyes Baeza, Salvador Alcántar y Eliseo Compeán, alcalde de Delicias.

En total, la UIF congeló al menos 50 cuentas bancarias de organizaciones de productores de la región centro-sur del estado de Chihuahua y del Ayuntamiento de Delicias, cuyos directivos participan en las acciones para evitar la extracción de agua de la presa La Boquilla. Según la UIF, el bloqueo a sus cuentas se realizó por detectar movimientos irregulares en el sistema financiero nacional.

El municipio de Delicias dio a conocer que le fueron canceladas 44 de sus cuentas; la Sociedad de Responsabilidad Limitada Río Conchos, reportó seis; la Asociación de Usuarios de Riego del Estado de Chihuahua (AURECH) reportó una más, así como la cuenta personal de Salvador Alcántar presidente de este mismo organismo.

Al respecto, el presidente municipal Eliseo Compeán informó que el bloqueo de estas 44 cuentas impide la operatividad de muchos de los servicios que presta el Ayuntamiento a la ciudadanía, impacta al gasto corriente y en el ingreso propio, toda vez que muchas de las contribuciones se realizan vía transferencia.

“Hemos exigido que la Comisión Nacional del Agua detenga la extracción de agua de las presas del estado, ya que de continuar provocaría un impacto económico devastador para todo Chihuahua”, afirmó el edil.

No obstante, la UIF aseguró que no ha bloqueado las cuentas de los municipios de Delicias y Rosales por lo que las operaciones de los mismos están garantizadas, así como los derechos de salario de los trabajadores. La UIF negó, asimismo, que las cuentas de algunos municipios de la zona de la presa La Boquilla estén bloqueadas.


Fuente: El Ágora Diario

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Noticias Recientes

Aguas del Valle refuerza sistema de abastecimiento en Salamanca

Con esta medida, la comuna de Salamanca tendrá asegurado el abastecimiento de agua potable en el verano de 2021, pese a la...

Los hipopótamos de Pablo Escobar causan estragos en los ríos de Colombia

No se sabe a ciencia cierta cuántos son los hipopótamos que pueblan los ríos colombianos. Se cree que pueden ser hasta 80...

La mitad de EEUU se prepara para una prolongada sequía este invierno

La sequía que lleva meses atenazando California y Colorado empeorará y se extenderá por gran parte de Estados Unidos durante este invierno,...

Amazon dejará de vender en diciembre plástico de un solo uso

Más de seis meses antes de que entre en vigor la prohibición europea, Amazon dejará de vender el 21 de diciembre artículos...

Últimos Comentarios